Experimento 1.4: Regreso a Facebook (Resultados finales del experimento)

Al fin llego Mayo y estoy de regreso utilizando redes sociales, después de un mes ausente (Marzo) y otro mes con un perfil muy bajo (Abril). Parece ser que mi experimento de dejar Facebook por un mes (que se convirtieron prácticamente en dos meses, más de eso a continuación) no pudo llegar en mejor momento. El 10 y 11 de Abril, Mark Zuckerberg testificó ante el Congreso de Estados Unidos sobre el uso de datos personales de Facebook (Facebook–Cambridge Analytica data scandal). Seguramente escuchaste de esto y hasta viste memes de como Mark le tuvo que explicar a los del Congreso cómo utilizar Facebook.

El hecho de que Facebook tenga acceso a nuestros datos personales no es nuevo ni debería ser sorpresa, total, todos hemos contestado alguna encuesta de ¿Qué tipo de taco de canasta eres? de un test de Buzzfeed en donde primero tienes que permitir ciertos accesos a tu cuenta. ¿Recuerdan la app de Facebook que te mostraba cómo te verías del sexo opuesto? Esta app generó controversia por los permisos que tenías que ceder para tener acceso a ella. Estamos acostumbrados (para bien o para mal) a delegar datos personales de manera libre. Nos quejamos mucho de estos servicios de redes sociales pero los seguimos usando de manera compulsiva, es parte de nuestra rutina y se nos haría inimaginable cambiar algo de eso. Como mencioné en mi último post antes de partir de abandonar social media, muchas personas mostraron su disconformidad con Facebook, utilizando el hashtag #fuckfacebook en Twitter y probando otras plataformas como Vero, para, de alguna forma, alejarse del monopolio “social”. Con todo esto en contexto, ¿cómo se sintió abandonar Facebook y otras redes sociales por un mes completo y otro mes casi sin utilizarlas? La respuesta corta es: muy, muy bien.

Contexto

En el último post, les mostré datos cuantitativos sobre mi uso de redes sociales durante el mes de Febrero. En resumen, utilicé redes sociales más de 50 horas durante todo el mes.  ¿No suena tan grave? Es equivalente a que al mes, te pases más de 2 días enteros en redes sociales, sin hacer ninguna otra actividad. 2 días enteros. A mí me causó mucho impacto enterarme de esto. Sabía que utilizaba mucho estas aplicaciones pero jamás creí que tanto. Además les comenté que durante este período de recolección de datos me di cuenta que llegaba tarde a mis compromisos por distraerme tanto en redes sociales y eso me provocaba mal humor. También hubo momentos de hartazgo completo de estar pegado al smartphone o a la laptop, perdiendo el tiempo en Facebook y estar consciente de eso. ¿Quieres probar haciendo el mismo experimento y recolectando tus propios datos de uso de redes sociales? Revisa las aplicaciones que utilicé para eso. Son aplicaciones de Android pero seguro hay versiones para iPhone.

En general ¿cómo me fue?

No tengo datos cuantitativos de mi experiencia sin redes sociales por más de un mes. En general todo se basa en mi percepción de cómo me sentí y si invertí mi tiempo en actividades más productivas. Pensar que vas a tener muchas horas libres al día porque no vas a utilizar Facebook puede ser un poco abrumante. ¿Qué voy a hacer con ese tiempo libre? Lo cierto es que no fue tiempo libre, ya que lo convertí en otras actividades. Me vi obligado a convivir más con las personas. Si tenía que esperar a alguien en un café, tenía que ir preparado con un libro o hacer plática con alguien de ahí mientras esperaba. Son el tipo de cosas que uno no se da cuenta que no está haciendo por estar en el smartphone. Además surgieron otros proyectos (de los cuales les hablaré en un futuro), en los que invertí tiempo. No voy a declarar que no hubiera hecho estos proyectos si hubiera estado utilizando Facebook, pero lo cierto es que sí hubiera tenido menos tiempo y menos ganas de invertir tiempo en algo así.

¿Qué pasó durante Marzo, mes que no use redes sociales?

Afortunadamente, durante Marzo tuve muchas actividades que me mantuvieron distraído del hecho de estar ausente de una vida social digital. Estuve 10 días participando en una feria de libro dando talleres todo el día, además de estar preparando un evento audovisual, lo que no me dejó mucho tiempo para estar pensando en otra cosa.

Durante los últimos días del mes sin redes, hice un viaje a Bacalar (un auténtico paraíso). Si hubiera hecho ese viaje antes del experimento o después del experimento, me la hubiera pasado compartiendo en Instagram y Facebook lo maravilloso que es el lugar. Pero en cambio, me sentí extremadamente liberado de eso. Tomé una gran cantidad de fotos, pero no sentí la necesidad de compartir lo que estaba viviendo y experimentando, ni tenía ganas de hacerlo. No hay nada de malo en compartir lo que hacemos (siempre y cuando seamos conscientes) y los viajes que realizamos, a mí personalmente me gusta mucho hacer eso, siento que muestra que tengo una vida moderadamente interesante y puedo conectar con alguien que quiere realizar un viaje o me recomienda un lugar el cual visitar, así que este cambio de no compartir nada (ni tener ganas de hacerlo) me resultó muy liberador. Yo recomiendo que hagamos de ambas cosas, compartamos cosas que creamos que hagan conectar a la gente y nos reservemos otras por el simple hecho de disfrutar al máximo las experiencias que vivimos.

¿Y por qué no regresé de lleno a Facebook en Abril?

Casualmente el día que regresé de mi viaje, ya era Abril, y ya podía regresar a utilizar Facebook. Ya podía compartir todas las fotos quee había tomado en mi viaje en Instagram y Facebook. No quería hacerlo. Quería estar unos días más sin esta presión social de regresar a compartir y mostrar lo “interesante” que es mi vida. Pensé que si regresaba a utilizar Facebook de manera compulsiva apenas comenzara Abril, el experimento no me dejaría nada. Sería como romper una dieta embutiendote de comida chatarra. Lo considero un regreso muy agresivo a los hábitos que en algún momento quisimos moderar. Por lo que me planteé un regreso más progresivo al uso de redes. Ya entrado Abril, volví a abrir Facebook e Instagram, publicando una que otra cosa de vez en cuando, pero limitando bastante mi uso. Si alguien quiere hacer este experimento, les recomiendo esta forma de regresar a usar redes sociales.

¿Se cumplió lo que esperaba de este experimento?

La última vez planteé mis expectativas del experimento, veamos cómo me fue en eso:

  • Ser más organizado con mis tiempo y llegar más puntual a mis compromisos. Esto mejoró considerablemente, ya que por las mañanas no me la pasaba en Facebook, aunque algunos días sí me la pasé viendo videos en YouTube.
  • Creo que entraré en estado de depresión post-social media durante unos días, al tener más tiempo libre. Mi plan para reducir el tiempo de esta depresión: leer libros. Hubieron ciertos días que sí sentí la necesidad de entrar a Facebook. Pero rápidamente buscaba alguna otra actividad por hacer y me distraía. Lo del leer libros fue una solución al inicio, ya que luego surgieron otras actividades, como talleres que impartí, que me dejaban menos tiempo para leer.
  • Espero terminar el libro Industries of the Future, el cuál ya empecé y leer otros dos libros durante el mes. Sí terminé de leer Industries of the Future y empecé a leer Free to Make, pero hasta el día de hoy no lo he terminado.
  • Cocinar más comidas. Creo que consideraba que no tenía tiempo para prepararme mejores almuerzos o cenas por estar pegado al smartphone. Esto no fue como esperaba. Los domingos cocinaba mis comidas para la semana, por lo que fui más organizado en eso, pero no es como que tuviera mucho tiempo libre diario como pensaba.
  • En general, al final del mes, creo que me sentiré más tranquilo y feliz, y con gusto regresaré a utilizar social media de manera más controlada. Lo de feliz no estoy tan seguro, eso puede cambiar mucho con la percepción y el contexto, pero definitivamente me sentí más tranquilo. No sentí la presión de estar respondiendo comentarios en donde me etiquetaron en Facebook, ni estar respondiendo a todos los memes nuevos que salían.

En general, dejar Facebook por un período de tiempo es algo que volvería a hacer y seguramente haré. Creo que me ayuda a poner las cosas en contexto y evitar ccaer en hábitos que a veces pueden resultar hartantes. Tengo que recordarme que Facebook es una herramienta para conectar ocn las personas, y no verlo de otra forma. Facebook, Instagram, Twitter, pueden ser una buena plataforma para conocer personas con las que puedes realizar proyectos, compartir tu trabajo, recibir inspiración del trabajo de otros, llamar la atención sobre un tópico público y hasta empezar un movimiento social. Apoyo todas estas acciones, sigamos utilizando las redes sociales para lo que son, conectar a las personas, y siempre recuerden que las herramientas tecnológicas tienen que estar al servicio de las herramientas y necesidad humanas.

Les recomiendo ampliamente que hagan este experimento. Si lo hacen, cuentenme su experiencia en los comentarios.

Advertisements

Experimento 1.3: Dejo Facebook por un mes (Presentación de datos previos)

Ha llegado el día de la segunda parte de mi experimento de dejar Facebook y otras redes sociales durante un mes. La primera parte fue la recopilación de datos de tiempo de uso de estas aplicaciones durante todo el mes de Febrero, tanto en mi Smartphone como en la Laptop, con la idea de poder comparar cuánto tiempo paso en estas redes sociales en promedio. Esta segunda parte consiste en dejar de utilizar Facebook, Instagram, Twitter y Vero. Estas dos últimas aplicaciones apenas las descargué este mes, por lo que no son tan relevantes para el experimento. Para hacer esto borraré las aplicaciones de mi smartphone y cerraré las sesiones de navegador en la laptop, porque estoy seguro que inconscientemente intentaré abrir una de estas páginas y cuando vea que no está abierta la sesión caeré en cuenta de que debo seguir con el experimento.

Algunas cosas que me gustaría aclarar sobre los datos de este mes para hacer de este experimento algo un poco más fundamentado y documentado:

  • La laptop que estoy utilizando tiene que estar conectada al cargador para funcionar ya que no sirve la batería. Esto restringió el uso de la misma durante el mes, debido a que sólo la utilizaba durante el trabajo y no en la noches, por no estar tan cómodo sacando la laptop de mi mochila y conectandola para utilizarla cuando me encontraba en mi casa. Sí considero que si hubiera tenido mi laptop (la cuál está en reparación) que tiene batería funcional, hubiera aumentado el tiempo de uso de las redes sociales.
  • Hubo algunos días en el trabajo en el que no utilicé para nada la laptop, por lo que ahí disminuyo el tiempo de uso de Facebook.
  • Todo el tiempo fui consciente que estaba monitorizando mi uso de redes sociales, pero no considero que eso haya afectado demasiado en cómo las utilice, por lo que el tiempo de uso recopilado se encuentra bastante cercano a un uso cotidiano.
  • Durante la segunda semana de Febrero me di cuenta que algunos días llegaba tarde al trabajo debido a que pasaba tiempo excesivo en Facebook e Instagram durante las mañanas. Eso hizo que tuviera mal humor algunas mañanas hasta que relacioné la causa y límite mi uso a conciencia.
  • Algunos días me sentí harto de pasar tanto tiempo en el smartphone y decidí obligarme a no utilizarlo yendo a parques saliendo del trabajo a leer algunos libros. Esto hizo que leyera Crónicas Marcianas, en aproximadamente una semana, lo que me hizo sentir bastante bien ya que lo había comprado hace tiempo y no “encontraba” el momento para leerlo.

Ahora, les muestro los datos que recopilé durante el mes:

  • Los datos del mes de Febrero de mi uso de Facebook, la red social que más utilizo:
    • El tiempo total, contando uso en Smartphone y Laptop es de 49 horas 31 minutos. Es decir que pasé tiempo equivalente a más de dos días utilizando Facebook durante el mes.
    • De este total, el tiempo pasado en Smartphone fue de 39 horas 31 minutos y el tiempo pasado en Laptop fue de 10 horas. Es decir, que pasé casi cuatro veces más utilizando Facebook en el Smartphone que en la Laptop.
  • Los datos del mes de Febrero de mi uso de Instagram:
    • El tiempo total en Smartphone: 7 horas 20 minutos.
  • El tiempo promedio de uso de Facebook diario en el Smartphone fue de 1 hora 34 minutos
  • El tiempo promedio de uso de Facebook diario en Laptop fue de 37 minutos.
  • El tiempo promedio de uso de Instagram diario fue de 17 minutos.

 

Screenshot_4
Los sitios web que más visité durante el mes.

 

Screenshot_5
Gráfica de uso de Facebook durante Febrero en Laptop.

Y para finalizar, ¿qué espero de este mes en donde dejaré social media?

  • Ser más organizado con mis tiempo y llegar más puntual a mis compromisos.
  • Creo que entraré en estado de depresión post-social media durante unos días, al tener más tiempo libre. Mi plan para reducir el tiempo de esta depresión: leer libros.
  • Espero terminar el libro Industries of the Future, el cuál ya empecé y leer otros dos libros durante el mes.
  • Cocinar más comidas. Creo que consideraba que no tenía tiempo para prepararme mejores almuerzos o cenas por estar pegado al smartphone.
  • En general, al final del mes, creo que me sentiré más tranquilo y feliz, y con gusto regresare a utilizar social media de manera más controlada.

¿Qué opinan de esto? ¿Les parecen alarmantes los datos? ¿Creen que ustedes pasan más tiempo en redes sociales? ¿Creen que están dejando de hacer otras cosas por estar pegados al smartphone? Pueden dejar su comentario en este post.

Al final, estoy haciendo este experimento porque quiero mostrar lo fácil que es caer en hábitos que no analizamos y que también es posible corregirlos. Si alguien quisiera unirse y realizar este experimento puede descargar las aplicaciones de monitoreo que recomiendo aquí, o de plano, dejarlo y alejarse de redes sociales por salud mental y decir: Fuck Facebook!

 

 

FFF_1.2 | Rebeldía contra los algoritmos de Social Media

“In the past, if you wanted to change the world, you had to pass a law or start a war. Now you create a hashtag.”

Gobo1

Entre las cosas interesantes que me encontré en Internet esta semana, la que más destacó fue este artículo con el llamativo título Social Networks are broken. This man wants to fix them. La premisa del artículo básicamente dice “los algoritmos de las redes sociales controlan lo que vemos en Internet, pero nosotros no podemos controlar esos algoritmos”. Es una idea interesante, ¿cuántas veces no hemos buscado algo en MercadoLibre o en Amazon y cuando entramos en Facebook encontramos artículos estrechamente relacionados con las búsquedas que acabamos de realizar? o, por ejemplo ¿les ha aparecido en Facebook algún anuncio publicitario del nuevo disco de un artista que tiene el estilo de David Bowie o cualquier otro artista, a quién, casualmente, acabamos de escuchar en Spotify? Si nunca habían caído en cuenta de estas “casualidades”, les recomiendo que presten atención la próxima vez, ya que los algoritmos de las redes sociales son los responsables de esto. En otro artículo hablaré más de las implicaciones que estos algoritmos tienen y qué tanto control sobre lo que vemos tiene, mientras tanto regresemos al artículo de la persona que quiere arreglar este problema.

“Algorithms control what we see on our feeds, but we can’t control the algorithms.”

Los algoritmos son básicamente las intrucciones que siguen las computadoras para hacer algo. En este caso, nuestras aplicaciones como Facebook, Instagram, Twitter, Youtube, Spotify, etc. tienen algoritmos para recomendarte artículos, videos y otros que te podrían interesar, basados en las cosas que has visto, leído y escuchado. Ahora, todo esto es unidireccional, es decir, la información o las recomendaciones nos es entregada, pero nosotros no podemos modificar lo que nos recomienda, al menos en forma directa. Es por eso que surge GOBO, una herramienta experimental que nos brinda control sobre lo que vemos en nuestros muros de redes sociales. Por el momento GOBO nos ayuda a filtrar información de Twitter y de Facebook, dándonos unos controles en forma de sliders para sintonizar algunas características, tales como:

 

  • Politics: See stories matching or challenging your political perspective.
  • Seriousness: Control the ratio of serious news to fun stuff in your feed.
  • Rudeness: Filter out the trolls, or see just how rude they are.
  • Gender: Change how much each gender is represented in your feed.
  • Brands: Filter out any brands from your feed to be commercial free.
  • Virality: See just the popular posts that are going viral.

Gobo

“Maybe we build a social network that’s compatible with other social networks, has algorithms designed to help you tune whether you’re getting news about the world, news about your community, and makes those levers visible and controllable.”

Me parece interesante esta herramienta, la cuál, al ser experimental, aún no es perfecta. Puedes variar las opciones de las noticias para ver más contenido cercano a tu opinión, o completamente en el otro extremo, así como bajar los niveles de publicidad que recibes, que tan divertido quieres que sea lo que ves, etc. Entre las opciones de variación, una me llamó mucho la atención, la cual dice Mute all men. Sabiendo que esto alertaría a muchas personas, pusieron este mensaje en el sitio:

Gobo2Ethan Zuckerman es el encargado del proyecto y al que llaman en el artículo El hombre que quiere arreglas las redes sociales. Definitivamente la idea de rebelarse contra los algoritmos que imponen los programas que utilizamos como redes sociales es interesante, y poder tener control del contenido que vemos lo veo como un Ahora o Nunca.